351 7860855

  • 9 de Julio 37 · 1º piso Loc. 23 · P. de la Oriental (Centro) //
  • Rondeau 278 · Nva. Cba. //
  • Independencia 883 · Nva. Cba.

Vivimos en una cultura en la que el vello corporal no está bien visto y las mujeres se ven «obligadas» a quitarlo asiduamente. Algunas más que otras, si la cera es el método a utilizar, mínimo una vez al mes deberá ir a depilarse, o bien someterse en su casa a una sesión con las depiladoras eléctricas que también arrancan el pelo de raíz. Y esperar que el vello crezca entre cada vez. Incomodísimo, por ejemplo, en verano, cuando las polleras están a la orden del día y las invitaciones a una pileta pueden surgir de un momento a otro.

Además, todos estos métodos requieren tiempo, algo que no abunda en la vida de las mujeres que por estos días trabajan, son madres, esposas, amas de casa y amigas. ¿Quién no se encontró diciendo en alguna oportunidad «no tengo tiempo ni para ir a depilarme»?

¡Basta de peripecias! La depilación permanente (ahora prefieren llamarla así y ya no definitiva para ser fieles a la idea de que en realidad no es «para siempre» sino que requiere algún «retoque» pasados los años) llegó para quedarse y es la alternativa más cómoda y efectiva para estar siempre espléndidas.

Según la última encuesta realizada en los Estados Unidos por la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), la depilación láser se encuentra en el primer puesto con más de un millón de tratamientos realizados durante el último año.

Vivimos en una cultura en la que el vello corporal no está bien visto y las mujeres se ven «obligadas» a quitarlo asiduamente. Algunas más que otras, si la cera es el método a utilizar, mínimo una vez al mes deberá ir a depilarse, o bien someterse en su casa a una sesión con las depiladoras eléctricas que también arrancan el pelo de raíz. Y esperar que el vello crezca entre cada vez. Incomodísimo, por ejemplo, en verano, cuando las polleras están a la orden del día y las invitaciones a una pileta pueden surgir de un momento a otro.

Además, todos estos métodos requieren tiempo, algo que no abunda en la vida de las mujeres que por estos días trabajan, son madres, esposas, amas de casa y amigas. ¿Quién no se encontró diciendo en alguna oportunidad «no tengo tiempo ni para ir a depilarme»?

¡Basta de peripecias! La depilación permanente (ahora prefieren llamarla así y ya no definitiva para ser fieles a la idea de que en realidad no es «para siempre» sino que requiere algún «retoque» pasados los años) llegó para quedarse y es la alternativa más cómoda y efectiva para estar siempre espléndidas.

Según la última encuesta realizada en los Estados Unidos por la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), la depilación láser se encuentra en el primer puesto con más de un millón de tratamientos realizados durante el último año.

«LOS HOMBRES TAMBIÉN INCREMENTARON EL USO DE TRATAMIENTOS NO INVASIVOS EN MÁS DE UN 106% EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS»

El mismo estudio de ASAPS indica que los hombres también incrementaron el uso de tratamientos no invasivos en más de un 106% en los últimos 10 años.

El doctor en Medicina Pablo Naranjo es coordinador del Máster en Medicina Estética de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y profesor de Láser en la Universidad Complutense de Madrid y visitó la Argentina para ser uno de los disertantes en el TecnoSummit 2015, una jornada en la que expertos compartieron las novedades sobre la estética no invasiva a nivel mundial. Es la cuarta vez que se celebra este evento en el país y ya se posicionó como uno de los más esperados por la comunidad estética y médica.

«El ritmo de vida es cada vez más acelerado y no tenemos todo el tiempo que deseamos para cuidar nuestra piel. Por eso, las mujeres buscan las opciones más prácticas, rápidas y efectivas a la hora de depilarse», apuntó Naranjo, para quien «una piel depilada aporta un montón de beneficios en la vida diaria: a la hora de hacer deporte, la ausencia de vello disminuye la sudoración, facilita los masajes y mejora la higiene. Ni hablar si estamos de vacaciones o en viaje de trabajo. Por estos y otros motivos, la depilación permanente es actualmente el método preferido».